Ir al contenido principal

EL DÍA DE LA TIERRA EN TIEMPOS DE CUARENTENA


"Hemos muerto tantas veces, nos hemos asesinado de tantas maneras, hemos destrozado tanto y a tantos que los demás seres del planeta solo acuden a mirarnos en nuestros resguardos con dolor y lastima porque ellos también quisieran que fuéramos mejores, que abrazáramos sus corazones y entendiéramos que valen tanto o más que nosotros"



Nos enfrentamos lentamente a la codicia y a la zozobra que se esconde tras las habitaciones cerradas y las puertas de las casas selladas y el miedo presume de nuestra ambición. Nuestras palabras son tragadas por el viento que cada rama del bosque ayudo a purificar y nos hundimos bajo el cemento de nuestros hogares con la esperanza hundida en predicciones mentirosas y sobre valoraciones de nuestra capacidad de ser mejores. 

Porque quisiéramos ser algo mejor, quisiéramos que nuestra fe desbordara nuestra capacidad de destruir, pero solo somos rufianes que le temen al cambio y al amor, somos como animales de un planeta desconocido que miran entre si sus rostros y que se asustan al desnudar el alma de quien se sienta al lado nuestro. 

Somos de la sombra oscura un rezago de lastima y sin poder ser mejores como sociedad nos convertimos en una baba espesa que su paso mancha de lodo y mentira el piso que nos sostiene. Ahora somos vulnerables, pero en millones de ocasiones lo hemos sido, lo que sucede es que nuestro cerebro es tragado día a día por el espíritu fugaz y eterno de la codicia y el consumo y por eso nuestras memorias son una lava de fuego que quema poco a poco nuestros corazones resilientes y nuestra capacidad de aprender. 

Hemos muerto tantas veces, nos hemos asesinado de tantas maneras, hemos destrozado tanto y a tantos que los demás seres del planeta solo acuden a mirarnos en nuestros resguardos con dolor y lastima porque ellos también quisieran que fuéramos mejores, que abrazáramos sus corazones y entendiéramos que valen tanto o más que nosotros porque nos comimos su libertad y sin pena nos jactamos de ser sus libertarios, pero no, no los somos, solo somos seres asustadizos que con el temor bajo nuestros hombros damos pasos agigantados de progreso mientras nuestras manos y nuestras bocas se intoxican de dolor, pena y desamor. 

Laura Bustamante.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

TODOS DEBEMOS SER FEMINISTAS

Debo confesar que hasta hace muy pocos años fui consciente del miedo que toda mi vida ha habitado en mí, solo por el hecho de ser mujer. A simple vista puede parecer una especie de miedo simple, como una pequeñísima piedrita en el zapato con la que me acostumbre a caminar cada día de mi cotidianidad. Pero en realidad el asunto es mucho más profundo, este miedo con el que se crece, con el que nos enseñaron a vivir, este miedo con el que se vive de manera innata solo por el hecho de ser mujer, en realidad no debería habitar en la mente de ninguna mujer.  Sentir que somos vulnerables solo por el hecho de ser mujeres y que debemos vivir bajo una lista larga de hábitos que debemos adoptar para estar “un poco más protegidas” es algo absurdo: No salir sola a cierta hora, no quedarte sola sin tus amigas de confianza en una fiesta, no ponerte esa falda porque terminas siendo víctima de mil vulgaridades en las calles de la ciudad, temer a subirte en ese taxi sola, recibir mil comenta

5 MIEDOS QUE DEBEMOS DEJAR DE CULTIVAR EN NUESTRAS VIDAS

" Nuestro cuerpo es único y un templo que representa todo lo que somos. Así que empodérate y no te dejes intimidar por una cantidad de prototipos de belleza que solo han atormentado a las mujeres durante siglos " MIEDO AL QUE DIRÁN Cuantas veces has dejado de hacer algo que te gusta, de ponerte algo que amas o has cohibido muchas cosas en tu vida, solo pensando en los demás. Olvídate de las opiniones, si las recibes, toma lo que consideres que construye en ti y centra tu vida y tus acciones en tus gustos, en satisfacer tus necesidades espirituales, intelectuales e inclusive físicas. Muchas veces nos convertimos en prisioneras de los círculos sociales a los que pertenecemos y nos olvidamos de nuestro crecimiento personal, de alimentar nuestro cuerpo y nuestra mente con aquellas cosas y practicas que nos satisfacen y nos dan felicidad. Así que no edifiques tu vida y tus acciones diarias con base en las opiniones de los demás, edifica tu vida siguiendo la intuición de

SOMOS COCCO COLOR

Hola, somos Cocco Color, somos dos amantes de la naturaleza, de nuestro país, del arte, la cultura, la música, la literatura y el diseño.  Cocco es el reflejo de todo eso que nos gusta, queremos expresar a través de lo que hacemos nuestra manera de pensar, de ver el mundo y de imaginarlo. Cocco nació hace unos años bajo el interés particular de alcanzar una vida independiente un poco alejados de la ciudad y el caos de nuestra capital, por eso nuestro taller está en Cajicá. Durante todo este tiempo hemos pasado por un proceso largo de muchos retos, de caídas, altos y bajos, pero sobre todo de mucho aprendizaje. Hemos creado este espacio, porque además de convertirnos en una gran marca accesorios, queremos expresar y compartir muchas cosas y pensamientos que reflejan nuestra manera de ver la vida, pero sobre todo creemos que a través de lo que hacemos y compartimos podemos crear conciencia sobre diferentes temas que siempre han generado gran inquietud en nosotros, como la soste